El alojamiento será en hoteles de 2-3 estrellas, modestos, pero de calidad, con las comodidades necesarias para hacer de nuestra estancia una experiencia cálida y acogedora. En algunas ocasiones los hoteles se encuentran en la ciudad y en otras a las afueras, como es el caso de Florencia, donde nos alojaremos en una preciosa hospedería del silo XVIII.

Por lo general se compartirán habitaciones dobles o triples, excepto en Florencia, que serán dormitorios de varias personas.  Las personas que deseen o deban dormir en habitación individual, bien sea por sus propias preferencias, o porque puedan interrumpir el descanso de sus compañeros (por ejemplo, por ronquidos), deberán abonar el suplemento que indique cada hotel. En estos casos se debe confirmar la disponibilidad con anterioridad.

Por lo general tendremos desayuno y cena en los hoteles contratados, y en ocasiones, también la comida. Cuando no comamos en el hotel lo haremos durante las visitas a las ciudades, y a veces lo haremos en grupo y a veces tendremos la posibilidad de explorar por nuestra cuenta los rincones con más encanto de la ciudad.